Femicidio de Rebeca Girón: declararon más vecinos y conocidos del imputado

Policiales 02 de agosto de 2022 Por DeFrenteSalta
Continuó este martes la recepción de pruebas testimoniales en la audiencia de debate seguida contra Hernán Nicolás Viveros, imputado por homicidio agravado por mediar violencia de género en perjuicio de Rebeca Anahí Girón (17).
020822_sala_ii_femicidio
Juicio por el femicidio de Rebeca Girón.

BANNER PUBLICITARIO (3)

BANNER PUBLICITARIO (1)

Uno de los testigos que declaró en la sala dijo haber sido amigo de Viveros cuando ambos eran chicos. Eran vecinos del barrio e iban a la cancha juntos. Dijo que estuvo con el acusado y otros muchachos la noche previa al hallazgo del cuerpo de Girón en una casa abandonada de Villa Angelita, en septiembre de 2015.

Relató lo ocurrido ese viernes, durante la tarde: que se habían reunido para arrojarle piedras a los camiones y colectivos con hinchas de Central Norte que iban a pasar por la Tavella; que luego se dispersaron porque llegó la policía; que a la noche se volvieron a juntar en “el descampado” (una casa quinta abandonada) para tomar y fumar marihuana.

El testigo dijo no recordar si Viveros había estado con ellos por la tarde, pero sí lo vio por la noche. Precisó que a veces se juntaban en esa vivienda derruida a consumir alcohol y a fumar porque la policía los dispersaba si lo hacían en la vía pública.

Dijo que la casa tenía dos habitaciones. Como llegaba poca luz de la calle en algunas ocasiones encendían fogatas para alumbrarse.

Sobre la noche puntual del hecho, el testigo refirió que tenían que pasar un alambrado para ingresar a la quinta abandonada. Dijo que iban avanzando en fila. Primero entró Viveros y enseguida salió y avisó que “había alguien tirado adentro, con los pantalones abajo”. No sabía si era chico o chica. Detrás del imputado iba otro amigo (F. R.) y luego él, que no llegó a entrar. Indicó que el imputado estuvo adentro alrededor de un minuto.   

El joven relató que decidieron ir a contarle lo sucedido al padre de “los mellis” (amigos del barrio), porque era una persona grande y les podía aconsejar qué hacer. Él les dijo que se quedaran callados, que era mejor no decir nada y que la policía iba a encontrar a la víctima en algún momento.

Explicó que “eran chicos” y que “primero, cuando declararon, no dijeron nada por miedo”. Después contaron cómo habían sido las cosas. Dijo que todos habían tomado, que estaban ebrios y que, en su caso, no tenía cabeza para pensar en ese momento.

El testigo sostuvo que creía que nadie más había ingresado a la casa derruida después de que Viveros contó lo que había visto adentro.

Durante la jornada también declaró una joven que dijo haber conocido a Anahí Girón. Contó que con otras chicas solían ir a la casa de “los mellis” o la esquina de su casa para tomar, bailar y fumar marihuana. Dijo que la víctima concurría a esas reuniones y que a veces consumía pasta base. Afirmo desconocer de dónde obtenía la droga. Sí sabía que ella y otras amigas se prostituían para conseguir dinero.

Contó que a Anahí le decían “La cuervita” porque era simpatizante de Central Norte. Sabía que ella se había escapado de un hogar. A veces dormía en la casa de alguna amiga pero por lo general andaba en situación de calle.  

Concejo Del

Más noticias