Femicidio de Paola Ávila: Declaró uno de los acusados

Policiales 14 de noviembre de 2022 Por DeFrenteSalta
Este lunes declararon tres testigos y también solicitó hacerlo el imputado Cristian Rubén Salas (alias “Lupín”). Él, junto a otras ocho personas, está acusado homicidio agravado por alevosía, ensañamiento y por mediar violencia de género (femicidio).
FACEBOOK OK
Juicio por el femicidio de Paola Ávila.

BANNER PUBLICITARIO (1)

BANNER PUBLICITARIO (1)

1278x123px

Salas declaró respondiendo a preguntas de las partes. Dijo que la madrugada del 17 de enero de 2020, alrededor de las 1.30, llegó en su moto a barrio Puerto Argentino. Se quedó en una esquina, frente al tanque de agua, donde había alrededor de veinte personas reunidas consumiendo alcohol y pasta base. No vio a Paola Ávila en ese momento. Sí recuerda que estaban los imputados Olmedo, Herrera, Bracamonte, Pastrana y Suárez más otras personas que no eran del barrio. Salas aseguró que estuvo ahí alrededor de cinco minutos y luego se fue al alquiler de su hermano, en barrio Cuchi Leguizamón (a dos cuadras y media de distancia).

Volvió a la misma esquina alrededor de las 6 de la mañana. Había menos personas reunidas. Recordó haber visto a Herrera, Suárez, Pastrana, Bracamonte y Olmedo. En esa ocasión sí estaba Paola Ávila. Dijo que vestía un pantalón jean azul y que tenía el cabello recogido. Manifestó que la joven era su amiga, que se conocían desde hacía tiempo, del barrio. Precisó que en el grupo también estaba “un tal Campos”, en una moto negra. Todos estaban fumando pasta base y bebiendo alcohol. En ese momento llegó un móvil policial a dispersarlos. Salas sostuvo que él se retiró en su moto y que vio a Campos irse en la suya, pero no vio si Paola se retiró con él.

Salas continuó relatando que condujo por calle San Martín y se dirigió a la habitación que él alquilaba, cerca de barrio Policial y Lola Mora. Dijo que estaba “bastante drogado” y que en su pieza siguió tomando vino. No sabe cuánto tiempo estuvo ahí. Cuando “el sol estaba alto” decidió volver a Puerto Argentino. Se encontró en el playón con Pastrana, Olmedo, Suárez, Bracamonte, Herrera y Alfaro. Todos seguían consumiendo sustancias y alcohol. Salas contó que Paola ya no estaba allí y que no preguntó por ella. Luego de unos diez minutos, Herrera le pidió que lo llevara en moto hasta su casa, en Cuchi Leguizamón, y él accedió. Lo dejó y volvió a Puerto Argentino. Cuando llegó, el grupo ya no estaba en el playón y pensó que se habían ido al “bunker”, un baldío donde también solían reunirse para consumir. Fue hasta allí, dejó la moto estacionada enfrente e ingresó en medio de las malezas. Salas dijo que fue entonces que encontró a Paola muerta. Precisó que primero alcanzó a ver los pies descalzos, el jean azul y finalmente vio el bloque sobre la cabeza. Dijo que había mucha sangre y que salió del lugar corriendo, asustado, se subió a la moto y se fue a la habitación que alquilaba. Recién ahí tomó su celular y vio que tenía un mensaje de un conocido llamado Liendro, que le preguntaba por su hermano. Él le respondió con un audio y le contó lo que acababa de ver.

Salas manifestó que no llamó a la policía y que ese fue “su error más grave”. Adujo que estaba asustado, drogado y alcoholizado. Tampoco pensó en avisar a los familiares de Paola.

BANNER PUBLICITARIO (3)

Concejo Del

Más noticias